¿Cómo calcular la remuneración para la reducción de la empresa familiar?

Sociedades inactivas: sanción por no presentar impuestos
18 diciembre, 2017
Me equivoqué a favor de Hacienda ¿debo hacer una complementaria?
17 enero, 2018

Para que los socios de la empresa familiar accedan a la exención en Impuesto de Patrimonio y la reducción del 95% en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, uno de los requisitos es que, la persona del grupo familiar que asuma las funciones de dirección efectiva de la sociedad, perciba, por ello, una remuneración que suponga más del 50% del total de sus remuneraciones anuales por rendimientos de trabajo personal y de actividades económicas y profesionales. En dichas percepciones deben incluirse las retribuciones en especie y los bonus, entre otros.

En caso de dirigir a diversas sociedades en las que tenga derecho al incentivo fiscal, percibiendo el interesado remuneraciones de todas ellas, no se computan el resto a efectos del cumplimiento del requisito. Es decir, si se perciben remuneraciones de 100€ y 90€ de las sociedades A y B, ambas con derecho a la exención, se entiende cumplido el requisito en ambas, siempre que no perciba de una sociedad C, sin derecho a la exención, 101€.

Sí que se incluyen, en el cómputo, percepciones como pensiones de jubilación o viudedad, prestaciones por desempleo o maternidad, planes de pensiones o rendimientos netos de actividades en régimen de estimación objetiva. En definitiva, en general, cualquiera que entre dentro del concepto de rendimiento de trabajo o actividad económica en el IRPF, por lo que se debe ser muy cuidadoso y asegurarse que se toman todas las partidas a la hora de calcular el sueldo necesario. No es que no sea posible obtener rendimientos de dichos conceptos, es que la suma de los mismos debe ser inferior a la percibida por la dirección de la empresa familiar.

En cuanto al cálculo, el mismo debe realizarse en base a los rendimientos netos, es decir, en base al importe que pasa a formar parte de la base imponible del IRPF después de restarle a los ingresos íntegros los gastos y reducciones que la norma prevé para cada tipo de renta.

En definitiva, si los rendimientos netos percibidos por las funciones de dirección superan la suma algebraica del resto de rendimientos netos del trabajo y actividades empresariales y profesionales, se tiene acceso al incentivo fiscal.

 

Daniel Giménez Martínez
Daniel Giménez Martínez
Ayudo a las empresas a reducir sus impuestos mediante la planificación fiscal.